Hoy, de tu hermosa mejilla

se inspira mi lengua, prisionera

de esta casa de cimientos vanos

y al olor de tus bravíos pechos

se estremece mi cuerpo a sobresaltos.

¡Qué no me falten nunca

la leche de tus ojos!

ni el postrero alarido de tus sienes

¡Qué no me falten nunca

la paz de tu reposo!

ni el ingenuo latido de tu rostro

¡Qué no me falte nunca

tu verde vientre airado y silencioso!

Que se acercan los días de la sementera

y tu nevada tierra

se me viene abriendo a golpes

de arado y guitarra semillera.

Que ha de ajarse, a espasmos,

tu carne de junco y albufera

y mi corazón sentir la fuerza

de otro nuevo día

que, a latir, empieza.

Etiquetas: José Rico, poesía, tiempo de siembra

Visitas: 15

Respuestas a esta discusión

Un placer leerte José, abrazos.

RSS

ganadores blog literario

(2013) Percepciones de la ignoranciade Rodrigo Valla

(2012) Ojo travieso de Lilian Elphick

NUESTRA REVISTA LITERARIA

RSS

Philip Dick, el mago

Si alguna vez pudo imaginar, escuchando hasta el tope en el equipo de audio la versión de Korsakov sobre La historia del príncipe Kalender, los misteriosos rasgos de esa cara y recordó así su pasada opulencia anunciada por la  trompeta y el  trombón o gracias al fagot, compartió junto a él las escenas de su actual pobreza …

Continuar leyendo »

El mar

El 24 de agosto de 1807 la Gaceta de Portland informaba que el capitán Amasa Delano había sido recibido por el rey de España y galardonado con una medalla de oro por haber rescatado el barco español Tryal de manos de esclavos rebeldes. Una década después se publica en EE.UU el libro de Delano Narrative …

Continuar leyendo »

Visita mi Blog dentro de los Blogs de Arte en Coobis.