14 abril 2012:
Hermosa frase sentenciosa. Se usa en situaciones de una conducta incorrecta para sancionar faltas inveteradas que desaniman los intentos por remediarlas, aún los mejor intencionados. Refrán exclamativo que indica que la desconfianza como la confianza se gana.

Refrán tradicional según el cual las malas costumbres fueron aprendidas dadas las circunstancias y no se quitan, no importa lo que se haga para ello.

Este refrán como dice rubio enseña que cuando se obra con desconfianza es por la experiencia en los perjuicios sufridos.

El refrán tiene la forma de una diegetica (explicación) que toma como figura el ejemplo de una burra que fue hecha arisca a garrotazos. se usa por tanto en todas las situaciones en que alguien rehúye el trato con otros y en ves de ser amable es huraño e insociable. Variantes: la burra no era arisca a palos la hicieron la burra no era arisca pero los golpes la hicieron.

Gallina que come huevo aunque le quemen el pico: Y es que muchas veces el amargo sabor de la decepción, nos ensombrece, nos hace creer que por haber apostado al perdedor, ya perdimos por siempre, y permanecemos envenenados de dolor como inertes, pensando que podría ser tan difícil volver a empezar como imposible ganar.
Cuando la burra es mañosa, aunque la carguen de santos: Figurativamente, el refrán combate la suposición de que una burra cargada de santos debe ser una buena burra y, por ende, la convicción popular de que los objetos tenidos por santos en lo religioso producen bondad en quien los porta.

En los tiempos de Platón y Aristóteles, el concepto de diégesis se opuso a mímesis.
La principal diferencia es que la primera, a través de la figura de un narrador, se encarga de contar lo que hacen los personajes;
mientras la segunda tiene la misión de mostrar las acciones de los personajes.

Etiquetas: ,, ., Arisca, Burra, Conducta, Costumbres, Desconfianza, Garrotazos, Huraño, Merida", Más...Perjuicio, Rafael

Visitas: 146

ganadores blog literario

(2013) Percepciones de la ignoranciade Rodrigo Valla

(2012) Ojo travieso de Lilian Elphick

NUESTRA REVISTA LITERARIA