Hoy, de tu hermosa mejilla

se inspira mi lengua, prisionera

de ésta casa de cimientos vanos

y al olor de tus bravíos pechos

se estremece mi cuerpo a sobresaltos.

 

¡Qué no me falten nunca

la leche de tus ojos!

ni el postrero alarido de tus sienes

¡Qué no me falten nunca

la paz de tu reposo!

ni el ingenuo latido de tu rostro

¡Qué no me falte nunca

tu verde vientre airado y silencioso!

Que se acercan los días de la sementera

y tu nevada tierra

se me viene abriendo a golpes

de arado y guitarra semillera.

 

Que ha de ajarse, a espasmos,

tu carne de junco y albufera

y mi corazón sentir la fuerza

de otro nuevo día

que, a latir, empieza.

Visitas: 9

Etiquetas: carne, corazón, día, golpes, lengua, mejilla, ojos, pechos, rostro, tierra, Más...vientre

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de palabra sobre palabra para añadir comentarios!

Participar en palabra sobre palabra

ganadores blog literario

(2013) Percepciones de la ignoranciade Rodrigo Valla

(2012) Ojo travieso de Lilian Elphick

NUESTRA REVISTA LITERARIA

RSS

El Almirante

Los lunes se hacían los honores a la bandera, algún discursillo o poema relacionado con ella o nuestro país y al final se cubría esta obligada ceremonia con el canto de nuestro himno nacional.

Directorio Hispano de las Artes

Webs y blogs culturales, arquitectos o fotógrafos, traductores o pianistas, libros, escritores, bibliotecas, correctores, asociaciones, redes sociales, una amplía lista de categorías tienen cabida en el directorio.

El mar

El 24 de agosto de 1807 la Gaceta de Portland informaba que el capitán Amasa Delano había sido recibido por el rey de España y galardonado con una medalla de oro por haber rescatado el barco español Tryal de manos de esclavos rebeldes.

Hallados en Sevilla cuatro textos inéditos sobre Cervantes

El trabajo, casi detectivesco, de un archivero de La Puebla de Cazalla, un municipio de la campiña sevillana, ha arrojado luz sobre aspectos desconocidos de la biografía de Miguel de Cervantes.

Llama que arde

Cuando me araña la tristeza vienen tus palabritas de sietemeses a habitarme de amor y dejo de ser mujer para ser entera y redonda como la tierra.